Menú Cerrar

Tratamiento del Túnel Carpiano

Tratamiento Túnel Carpiano Corrientes

En este nuevo post de la sección de artículos de Traumatólogos Corrientes, queremos compartirte el tratamiento del túnel carpiano, una patología que solemos tratar en nuestros consultorios y que afecta, principalmente a mujeres de más de 40 años.

El síndrome del túnel carpiano (STC) o neuropatía de compresión del nervio mediano en la muñeca representa aproximadamente el 90% de todas las neuropatías por atrapamiento.

Se trata de una reconocida causa de discapacidad laboral y se asocia con considerables costos en salud. Su incidencia y prevalencia varían del 0,125% al 1% y del 5% al 16%, respectivamente, según los criterios utilizados para el diagnóstico.

Afecta más a las personas de entre 40 y 60 años, y es más frecuente en las mujeres.

¿Por qué se produce el Síndrome del Tunel Carpiano?

La compresión mecánica del nervio en el túnel carpiano se produce por varios factores, como esfuerzos de presión, sobreuso, prolongada extensión de la muñeca o trabajo manual no habitual.

La presión extraneural elevada puede inhibir el flujo sanguíneo intraneural, el transporte axonal y la función neural; y provocar edema endoneural y alteraciones en la mielina.

Causa una pérdida lenta de la capacidad de transmitir impulsos nerviosos y lleva eventualmente a la formación de tejido fibroso en el nervio o a cambios en tejidos adyacentes.

El STC es idiopático, aunque suele asociarse a cuadros, como diabetes, embarazo, artritis reumatoide, fractura de radio distal, obesidad, diálisis, hipotiroidismo, uso de anticonceptivos orales u otros medicamentos que causen retención de líquidos.

Los síntomas iniciales leves e infrecuentes incluyen parestesias, dolor, pérdida de la sensibilidad o debilidad, que suelen empeorar por la noche y, a veces, despiertan al paciente.

Desde Traumatólogos Corrientes sabemos que si no se tratan, los síntomas suelen tornarse más frecuentes y progresar a entumecimiento, debilidad y atrofia muscular. Por lo que invitamos a tomar acción rápido.

Es importante destacar que, a causa de los síntomas, los pacientes pierden la capacidad de realizar tareas motoras finas de la mano, como el agarre y la pinza, por lo que disminuye su calidad de vida.

La importancia del diagnóstico y el tratamiento Síndrome del Tunel Carpiano

El diagnóstico se basa en la evaluación clínica y se confirma con una electromiografía. El tratamiento del STC puede ser quirúrgico o conservador. Se suele ofrecer la cirugía a pacientes con síntomas persistentes, alteración grave de la sensibilidad o debilidad muscular tenar.

Asimismo, existen varias opciones terapéuticas no quirúrgicas, la aplicación de ultrasonido es una de ellas. Esta terapia en un rango de 0,5-2,0 W/cm2 puede inducir varios efectos biofísicos en los tejidos, como antinflamatorio; mejorar el flujo sanguíneo y la permeabilidad de membrana, estimular la regeneración del nervio y su conducción nerviosa.

En algunos estudios, otro tratamiento conservador frecuente y eficaz es el uso de férulas. Inmovilizar la muñeca en posición neutra con una férula maximiza el volumen del túnel carpiano y reduce, al mínimo, la presión del nervio mediano, esto alivia el dolor generado por la compresión del nervio, especialmente durante la noche, cuando se coloca la muñeca en flexión.

No hay consenso sobre el mejor tratamiento conservador para el STC; asimismo, la evidencia es insuficiente o limitada para justificar el uso del ultrasonido en forma aislada o combinado con otros tratamientos no quirúrgicos, como las férulas, y se necesitan más estudios controlados aleatorizados sobre el tratamiento conservador.

Dejá un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.